Los amigos, as paisaxes y la flaca

Jarabe de palo – La Flaca

Aquí que te estamos, tan ricamente! Pido benevolencia con la demora, que ya sé que estáis toditos pendientes de mi blog, pero es también de suponer que el retardo se debió a la irrupción en nuestras errantes vidas de Iñaki y Pepa, que aquí no había modo humano de comerse un Menú; que si venga a cañitas, que si venga unas quisquillas, y que si venga unos finos, y que si venga una tapita de pejcaíto frito, y hala, la perdisión…

Que noooooooo, que lo pasamos estupendo y bien sanamente, que hasta te nos comimos unos callos con garbanzos y conejo braseado entre Ronda y Málaga, por esas sierras de dios, buscando una venta de la que Luca se acordaba de 12 años atrás, que vé tú a saber si aún existía, pero al final, aunque nos dieron las cuatro, apareció La Venta de Carmen, donde comimos y estuvimos como marqueses. Cualquier cosa con tal de engordar los 3 ó 4  quilitos que me faltan y recuperar salud.

Bueno, pues estuvimos recorriendo en estos días toda la costa Sur de España, de Mediterráneo a Atlántico y donde se juntan entrambas aguas, Tarifa, Zahara de los atunes, Barbate, Los Caños (dormimos en un pinar muy muy bonito), Conil (Recomiendo el Bar de El Chirlín, junto a una librería), ……y de ahí nos tiramos directamente al Puerto de Santa María, que por sí solo merece capítulo aparte, pues allí hicimos, entre fino y fino, unos amigos de los que no se olvidan, que después de recomendarnos los mejores productos de la tierra no se dejaron invitar aunque sí abrazar. Iñaki nos invitó a una ración de quisquillas, que a mí me parecen los camarones de toda la vida, y bien buenos que estaban. Había tanta animación en el pueblo, con el ferry que baja y sube a Cádiz cargaíto gente, que el ambiente nos convidó a folgar, reír y salir un poco calzaítos, pero con un recuerdo estupendo de este puerto que recomiendo a todos.

Pasamos Arcos de la Frontera, en la Serranía de Grazalema, donde el clima se hizo algo más duro, siempre dentro de unos márgenes razonables: camiseta y forrito polar Carrefour de 6,90€; lo que se dice un chollo. A la mañana siguiente subimos a Ronda, donde contemplamos una de las obras humanas que más me han impresionado: el Puente antiguo de El Tajo (que no es que pase por el Río Tajo, como bien debatimos en su momento mientras caminábamos cuesta arriba cuesta abajo por esas empedradas callecillas de Ronda). Enfervorecida por el Tío Pepe que bebimos en un barecillo -con el vasco y la valensiana ya se sabe…-, me compré unos de esos zapatos de cordones de toda la vida, también conocidos como “pisamierdas” o “carapijos”, hechos en Zaragoza a conciencia, color verde caqui que me dan un caminar más ligero que los 3 pares de botas que porto en la caravana.

Serranía serranía, Venta de El Carmen, y ya directos al Camping de El Chorro, un lugar de paredes impresionantes lleno de escaladores y con mucha animación nocturna en el bar, donde se montó una fiesta considerable. Por supuesto, Luca y yo acabamos cerrando el bar , pues a la una se fueron todos, y haciendo amistad con un perro lugareño que parecía medio lobo y medio mastín, tamaño ternera, bastante mal alimentado, el pobre. Fue una noche especial.

Tengo que decir que en estos días el jamón nos está dando tanta vidilla que ya ayer, antes de dejar a nuestros amiguitos de vuelta en el aeropuerto, tuvimos que abrirlo por la otra parte. Gracias, Iñaki, por los trabajos realizados, pero eres tan bueno para abrirlo como burro para cortarlo.

Ayer dejamos El Chorro, bien cagados y aseados, y bajamos por una antigua carretera hasta llegar al mar entre Málaga y Torremolinos. Tras una rápida pero intensa despedida en el aeropuerto, nos volvimos directamente al mar y dormimos en una playa cerca de Nerja, donde hemos estado hoy. Aprovechamos para hacer la compra e ir al banco, y callejeamos un poco. Me gustó mucho El Balcón de Europa, que está colgado sobre las playas de Chanquete y Verano azul. Nos comentaron que el rodajo duró unos tres años y revolucionó totalmente la vida del pueblo, que ha crecido muchísimo desde entonces. Mucha gente de allí participó en el rodaje como extras o alquilando sus casas. Es muy muy bonito, pero muy muy turístico.

Ahora estamos tan bien por pueblitos de Málaga, con este calorciyo y este pescaíto frito y esta alegría de vivir, que nos quedamos por estas tierras por unos buenos días más. Hoy no cuelgo fotos porque salimos ahora mismo a buscar un menú.

Mandaros un saludo tan cariñoso a todos, uno a uno. Me gusta mucho que pongáis comentarios, aunque tarde en poder aprobarlos, porque la cosa va como va. Hasta pronto.

 
 
|  Esta entrada se publicó el Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 14:29 pm horas

7 comentarios a “Los amigos, as paisaxes y la flaca”

  1. Pilusqui dice:

    Hellow!
    Siempre es un placer tener noticias vuestras, sobre todo si están tan bien escritas que me transportan a esos lugares y me dan ganas de volver a ver la muerte de Chanquete, buahhhhh…
    Seguiré asomándome por aquí todos los días, porque de verdad que es un placer.
    ¡Muchos besos y mucho buen caravaneo!
    (P.D.: Os estoy guardando todos los “cartrones” que recopilo en el Carreful, por si os hacen falta…)

  2. Pilusqui dice:

    Y por cierto, que veo que no has seguido el tutorial de Javi, y La Flaca no se oye… aunque menos mal que me la sé, y me la canté a mí misma mientras leía…

  3. Javi dice:

    Yo de mayor quiero ser como vosotros. ¿dónde es que se estudia eso?
    Besiños
    PD: Queremos afotos!!

  4. marta dice:

    Pero que bien que lo pasémos!!!

  5. pilar dice:

    Ya veo lo bien que lo estais pasando…
    Recibí tus mensajes y me gustaría saber si te llegaron los míos, que ya sabes que mi expertez en eso no es mucha.
    Un beso
    PILAR

  6. La niña Su dice:

    Sí, mami, me llegan tus mensajes (supongo que te refieres a los de la lotería y eso, porque de móvil me llegó alguno hace tiempo -ya podías estirarte más-). Un besazo y upa Dépor!

  7. Edu dice:

    Pues me he quedado con las ganas de las fotos…